viernes, 4 de enero de 2013

El gran saboteador

Tener la oportunidad, poder estar más allá, tan acostumbrada a no ser, a desconfiar, a no ganar. El mar se me abrió una vez, se me abrió para no parar y yo no me desperté, lo arruiné una vez más. Es tan perfecto que asusta, porque nunca es justa la felicidad, saber elegir es lo que cuesta más, no cualquiera suma sin restar. Sentí la electricidad y no la supe llevar, me quema, me paraliza y no me deja reaccionar. El enemigo peor, ese gran saboteador, siempre será uno mismo y ese miedo a estar mejor. Porque nunca es justa la felicidad, ni la justa nunca es justa, porque algunos nunca la tendrán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...